Los Cuentos de La Rayuela, es una asociación cultural fundada por iniciativa de tres familias que queriendo ofrecer un espacio acorde a nuestra crianza, decidimos asociarnos y gestionar un proyecto para nuestros hijos, un lugar para crecer sin prisas, un espacio lleno de vida.

A nosotros se han ido sumando otras familias con una visión similar y comenzamos nuestra andadura en Septiembre del 2013.

Contamos con tres acompañantes con amplia experiencia y formación, cuya mirada hacia el niño es holística, no se ve solo el presente.

Nuestros niños son la sociedad de mañana.

Si estáis en esta página es porque como nosotros tenéis el sueño de que cada persona pueda ser ella misma y construir su historia en busca de la mayor felicidad posible para si misma y su mundo, si bien sabemos que luchamos contra corriente en una sociedad mecanicista, conductista; este proyecto está vivo y como tal vamos ir desaprendiendo, creciendo con una nueva mirada a nosotros y a nuestros niños, reflexionando sobre las relaciones que tenemos actualmente los grandes con los pequeños y los grandes con los grandes.

LOS CUENTOS DE LA RAYUELA :

Es un proyecto cuyo objetivo es:

Fomentar un crecimiento equilibrado de los niños y niñas, creando un entorno de amor y acogedor, basado en el juego y la vivencia de experiencias.

Se basa en los siguientes principios:

Que el niño pueda construir su propio conocimiento a partir de su actividad espontánea, sus necesidades y sus intereses.

Que la interacción del adulto con los niños y niñas, les ayude a descubrir y a integrar las emociones que experimentan tanto en las relaciones y en los conflictos, convirtiéndose en alguien que los acompañe en su proceso de desarrollo, y no en quien los dirija.

Que el niño acceda al encuentro con la Naturaleza, sus estaciones…

Que el niño encuentre un espacio donde reciba un trato digno, donde se respete su integridad como persona y donde se sienta que es único e importante por el solo hecho de existir y ser quien es.

Que los niños estén mezclados por edades y tengan la libertad de elegir qué quieren hacer en cada momento.

El juego y la curiosidad son sus aliados.

El objetivo de este espacio es crear una ambiente amable, activo, inventivo, acogedor, en aprendizaje, un lugar de investigación y reflexión, en el que se encuentren bien los niños, las acompañantes y las familias.

EL PAPEL DEL ACOMPAÑANTE:

A los niños y niñas no se les dirige ni se les enseña, sino que se les cuida y acompaña en su descubrimiento del mundo. Que los ambientes y los materiales a los que el niño tiene acceso, estén adaptados a su fase de desarrollo. Con ambientes preparados donde niñas y niños puedan conectarse con sus necesidades e intereses auténticos.

Con el acompañante los niños se siente protegidos,acogidos, seguros, no juzgados, una autoridad amorosa que recuerda normas y limites y que confía en sus capacidades para poder escucharles y guiarles en su impulso vital.

Su función es dar seguridad para que pueda explorar el entorno e interaccionar con el resto del grupo, y ha de procurar que su presencia no distorsione la dinámica del juego.

PROCESO DE FAMILIARIZACIÓN, CAMBIAMOS LA PALABRA ADAPTACIÓN:

La familiarización se acaba cuando la familia y l@s educador@s creen que la criatura se siente preparada para quedarse sola en el espacio de juego sin un tiempo determinado.

EL PAPEL DE LAS FAMILIAS

Asambleas donde los adultos trataremos las cuestiones relativas al funcionamiento del proyecto, reflexionaremos sobre la crianza y temas pedagógicos y compartiremos nuestras impresiones.

Las decisiones que afectan a la pedagogía y logística del proyecto se verán en Asamblea, siendo todos escuchados.

HORARIO DE LOS CUENTOS DE LA RAYUELA

Las actuales familias nos acogemos a un horario de 9:00 h a 14:00 h , realizándose la acogida de 9:00 – 10:00 h.

Si quieres seguir leyendo:

Educar jugando. porque a partir del juego y de la experimentación sensorial-afectiva los niños aprenden a respetarse mutuamente, y lo más importante, a elegir por sí mismos y a ver la motivación para realizar las actividades desde dentro de sí mismos y no como algo impuesto desde el exterior.

Confianza en el niño. El acompañante confía plenamente en el niño, lo respeta como individuo, respetando también sus emociones, se estará presente en sus conflictos procurando darles las herramientas para que los solucionen por sí mismos.

Libertad responsable. El niño sabe que es libre si bien existen unos límites básicos de respeto hacia las otras personas y su entorno. María Montessori dice  “En este espacio los niños no hacen lo que quieren, sino que quieren lo que hacen.

Respeto por pautas orgánicas del niño.

Actividades lúdicas. La hora de la música, del baile, de los cuentos o de los disfraces está integrada perfectamente en el día a día del espacio.

Se potencia la observación. El aula cuenta con un lugar especial donde se colocan objetos merecedores de observación, análisis o de una segunda mirada. Se potencian actividades donde se observan objetos curiosos en silencio.

Los valores de colaboración y compañerismo. Mediante juegos en los que el dar es tan importante como el recibir.

Amor y respeto mutuo.  Tanto el acompañante como los padres parten del amor y del respeto como principios básicos en la comprensión del comportamiento de los niños. Es a través de la comprensión y la empatía que podemos garantizar un ambiente respetuoso y coherente con nuestros principios.

Integración con las familias.  El acompañante y las familias mantienen una relación directa y de total confianza por lo que respecta al desarrollo conjunto de los niños. Los padres participarán en todas aquellas decisiones importantes relacionadas con el proyecto.

Ambiente Activo. Un Espacio para crecer sin prisas

Un espacio  para niños y niñas hasta los 6-, es un espacio abierto al juego donde los niños mezclados en edades  se van a desarrollar de forma global (a nivel físico, emocional, cognitivo, espiritual y social)  gracias a la libre relación con los demás, material elegido adecuadamente, un entorno seguro y una actitud por parte del adulto de plena confianza en sus capacidades que le proporcione amor y seguridad.

Los niños  eligen en cada momento qué hacer,  mientras que el adulto, siempre presente en cada espacio pero nunca interfiriendo en su juego, está ahí por lo que puedan necesitar, para protegerles y proteger su juego de los demás creando así un espacio tranquilo y seguro donde se dan los aprendizajes de la manera más natural  porque si el niño se siente seguro y querido está preparado para dedicar su atención al resto de cosas y personas que hay a su alrededor. El adulto da herramientas y ayuda en el aprendizaje y afianzamientos de ciertas normas necesarias para la convivencia.

Normas como no hacer ni hacerse daño, no destruir las creaciones de los compañeros, no abrir las puertas sin pedir permiso a un adulto (ya que el adulto tiene que saber donde están en cada momento y ellos sentir que están acompañados), ordenar después de haber jugado, con o sin ayuda según la situación o necesidad del niño,  para que los compañeros puedan jugar después con ello o utilizar el espacio. Normas que van aprendiendo en el día a día.

Este espacio será un lugar familiar, acogedor y libre de prisas,  juicios, expectativas u obligaciones sin sentido donde ofrecemos la atención necesaria para poder corresponder a sus intereses y damos herramientas para que la convivencia sea agradable para todos.

Buscamos familias con niños y niñas a partir de 3 años interesadas en participar en este gran proyecto de vida.

Si quieres saber más sobre nosotros y participar, contacta con nosotros por teléfono: 644 16 50 36 de 10:00 a 19 :00 h, o por e-mail: proyectolarayuela@hotmail.com