Os presentamos a los acompañantes de nuestros niños en esta aventura:

 Antonio Prieto Reyes:

Maestro con amplia formación en Pedagogía Activa: Montessori, Waldorf, los Wild… Con 20 años de experiencia en educación integral y activa con niños y niñas y personas adultas. Incorporando grandes conocimientos en teatro, cuentos, danzas, circo, juegos, deportes, artes plásticas, música, yoga, naturaleza…

Patro García:

Guía Montessori de Taller I y II (de 6 a 12 años), acompañante de niños y niñas diplomada en Arquitectura Técnica.
Influenciada por Mauricio y Rebeca Wild, y por numerosas familias que han tomado las riendas de la educación de sus hijos, nos dice: “he acompañado desde hace varios años los procesos de los niños y niñas y también vivido esta autoeducación activa en mí misma llegando a ser consciente de que todos seguimos educándonos los unos a los otros continuamente”

Cree en la preparación de un ambiente tal, que permita al niño no necesitar defenderse, estar libre de obstáculos y desarrollar todas esas potencialidades humanas que en cada uno son únicas. En el caso de los niños de 3 a 6 años se han de poner a su alcance multitud de sensaciones, permitir y favorecer sus actividades espontáneas y crear un ambiente seguro en sus relaciones con otros, donde se pueda dar el juego libre que surja de dentro y el contacto con lo real y concreto.

En esta etapa, además de una seguridad afectiva, una necesidad básica del niño es la adquisición de la cultura que le rodea. Mantener encendida su curiosidad es imprescindible. Su imaginación es el medio que utiliza para asimilar el mundo.

Creo en acercar la vida real al niño, trabajando con ella en diferentes niveles, acercándonos desde el todo (universo) hasta las partes (lo más pequeño) para volver al primero una y otra vez, porque cada pequeña cosa está relacionada con todo lo demás (pensamiento interconectado).

Leire Ruiz:

Ha recibido formación con Tinus Wijnakker (Alavida), sobre el acompañamiento de los procesos de aprendizaje y desarrollo de niños y niñas. Ha realizado cursos sobre materiales Montessori, Educación Creadora y procesos de aprendizaje y deriva personal con Vega Martín.

Leire nos cuenta: “Entré en contacto con la escuela activa y respetuosa en el proyecto que existía en Monachil (Granada), Tipi Tapa. Allí encontré una respuesta a mi desencanto con la escuela formal. Colaboré en este proyecto en el grupo de investigación pedagógica durante un año, donde madres, acompañantes y otras personas conversábamos sobre distintos temas relacionados con los problemas que surgían en el espacio. Conocer este espacio me permitió ver que existían lugares distintos donde poder aprender y crecer como persona, un espacio donde el movimiento se podía realizar con total libertad, pero enmarcado en unos límites. Me permitió ver que se podían dar distintas formas de relacionarse entre las personas adultas y las pequeñas.

Los cursos que he realizado me han permitido conocer la investigación llevada a cabo por Arno Stern, la importancia del juego en el desarrollo y aprendizaje así en la vida. Del valor que tiene el no juicio y el no comparar, el respeto y aceptación de cada persona, la heterogeneidad”.