Los Cuentos de la Rayuela es una asociación cultural sin ánimo de lucro fundada por iniciativa de varias familias que queriendo ofrecer un espacio acorde a nuestra crianza, decidimos asociarnos y gestionar un proyecto para nuestros hijos e hijas, un lugar para crecer sin prisas, un espacio lleno de vida…

La asociación gestiona el proyectoLa Rayuela“, un espacio diseñado para niños y niñas  a partir de 3 años y que lleva ya en funcionamiento desde el año 2013.

Nuestros objetivos:
•  Favorecer el desarrollo armónico de los niños y niñas creando un espacio acogedor, seguro y respetuoso basado en la autonomía, el juego y el acompañamiento emocional.
•  Atender todas las dimensiones del ser: física, emocional, espiritual, cognitiva, social y natural.
•  Acoger a niño y niña con total aceptación, ofreciéndole una presencia libre de juicios.
•  Crear un ambiente que favorezca el desarrollo de sus potencialidades,respetando su autenticidad y los ritmos únicos de cada uno y cada una.
•  Confiar en la capacidad para decidir y realizar por sí mismo y misma todo aquello que se proponga, obteniendo la ayuda que necesite en caso necesario.
•  Crear un espacio donde jugar, jugar y jugar para entenderse a sí mismo y a sí misma y al mundo que le rodea.

El proyecto necesita la implicación las familias que participan en él para su pleno desarrollo y funcionamiento. El espacio y la jornada son para los niños y niñas de La Rayuela. Tres acompañantes los comparten con ellos y ellas a diario.

Hemos tomado de Montessori y Wild los recursos y el ambiente preparado (a todos los niveles) y de Waldorf rituales, encuentros en círculo y conciencia de la naturaleza que aportan al niño/niña seguridad. Damos mucha importancia al movimiento libre, ¡y a los cuentos en todas sus variantes!

Nuestro deseo es ser “grupo”, donde todos seamos importantes y donde todas las personas nos tengamos en cuenta y nos respetemos: niños, niñas, madres, padres y acompañantes, por ello favorecemos otros espacios de comunicación y convivencia continua, donde las emociones sean escuchadas, vayamos generando lazos  y relaciones de confianza mutua